Portal de Internet

Vida a partir de los 50

Calidad de Vida

Voy camino de jubilarme siendo rica: 4 lecciones sobre el dinero que me gustaría haber aprendido antes de los 40

0 0
Read Time:5 Minute, 51 Second

Cuando mi marido y yo empezamos a tomarnos en serio nuestras finanzas a finales de la veintena, pensamos que lo teníamos todo resuelto. Creíamos que llevaríamos una vida intensamente frugal y trabajaríamos para pagar hasta el último céntimo de las deudas que teníamos, y eso es exactamente lo que hicimos.

Sin embargo, nunca pensamos mucho en lo que ocurriría después, o en cómo nuestra actitud hacia el dinero podría cambiar drásticamente a medida que envejeciéramos.

La realidad es que en algún momento nos hicimos autónomos y empezamos a ganar más dinero. Y, ahora que tengo 43 años, puedo decir con certeza que somos económicamente independientes y que vamos camino de jubilarnos con dinero cuando nuestros hijos se vayan de casa dentro de siete años.

Dicho esto, hay algunas lecciones que aprendí a los 30 y principios de los 40 que me gustaría haber sabido antes, y por más de una razón. He aquí un resumen de lo que me hubiera gustado saber sobre el dinero cuando era más joven, y por qué.

1. Ganar más dinero lo cambia todo

La primera lección que desearía haber aprendido antes es el gran impacto que puede tener aumentar tus ingresos, sobre todo teniendo en cuenta que solamente ganaba unos 40.000 dólares en mi antiguo trabajo de 9:00 a 17:00. En Estados Unidos, el salario medio supera los 60.000 dólares al año.

No importa lo que digan los demás, lo único que puedes ahorrar cuando tienes unos ingresos fijos.

Por mucho que digan lo contrario, no se puede ahorrar mucho cuando se tienen unos ingresos fijos. Puedes recortar la factura de Internet y empezar a utilizar un plan de comidas mensual. A partir de ahí, otras medidas, como comprar una casa más pequeña y comparar precios de seguros de coche y de vivienda, pueden suponer un ahorro limitado. 

Peor aún, trabajar en un empleo tradicional de 9:00 a 17:00 también significa recibir el aumento que te asignen cada año, si es que lo recibes. En mi antiguo trabajo de hace más de una década, estaba prácticamente limitado a un aumento del 3% cada año, pasara lo que pasara.

Por otro lado, encontrar una forma de ganar más dinero puede resolver innumerables problemas y ayudarte a invertir para el futuro en un plazo mucho más rápido. Si pudiera volver atrás y cambiar algo en este ámbito, habría dejado mi trabajo tradicional para convertirme en autónoma lo antes posible en lugar de pasarme años preguntándome si estaría dando el paso correcto.

Para quienes no estén interesados en trabajar por cuenta propia, encontrar otras formas de ganar más puede ser un gran negocio. Esto puede significar hacer horas extra en el trabajo, dedicarse a un negocio secundario o cambiar de empleo para asegurarse un sueldo más alto.

2. El poder del interés compuesto es asombroso

Esta lección está relacionada con la primera, pero ojalá hubiéramos empezado a invertir para la jubilación a una edad mucho más temprana.

De hecho, abrimos nuestros planes de pensiones por primera vez a finales de nuestros 20 años, y entonces solo aportábamos un porcentaje nominal de nuestros ingresos. Ahora que conozco y entiendo la magia del interés compuesto, desearía haber contribuido mucho más de lo que lo hicimos.

El hecho es que invertir de la forma más frecuente y temprana posible es la mejor manera de beneficiarse del interés compuesto para poder jubilarte cuando quieras, y bajo tus propias condiciones.

Después de todo, empezar a invertir pronto te permite empezar a acumular unos ahorros que aumentan de valor con el tiempo, y el interés compuesto le permite, con el paso de los años, aumentar la riqueza a partir de los ingresos que ya has generado con tus inversiones en el pasado.

A modo de ejemplo, considera este escenario financiero:

Imagina que inviertes 1.500 dólares al mes durante 30 años a partir de los 30, lo que significa que haces 540.000 dólares en aportaciones durante ese tiempo. Si obtuvieras un rendimiento medio del 7%, terminarías el periodo de 30 años a los 60 años con algo más de 1,7 millones de dólares.

Ahora imagina que inviertes 2.250 dólares durante 20 años a partir de los 40 años, lo que significa que estás invirtiendo los mismos 540.000 en un plazo más corto. Con el mismo rendimiento del 7%, terminarías estos 20 años a los 60 años con algo más de 1,1 millones de dólares.

3. Puedes tomar un montón de malas decisiones y aun así hacerlo bien

Aunque mi marido y yo hemos tomado algunas decisiones financieras realmente buenas, también hemos tomado algunas bastante trágicas. Por ejemplo, retrasamos la inversión para la jubilación, como ya he mencionado, y gastamos demasiado en remodelar nuestra segunda casa y la vendimos con pérdidas. 

También gastamos mucho dinero en cambiar nuestros coches por otros nuevos durante los primeros años de nuestro matrimonio, y al principio teníamos nuestras inversiones en una empresa de corretaje de alto coste que cobraba comisiones caras e innecesarias.

Sin embargo, a medida que he ido envejeciendo, me he dado cuenta de que se pueden cometer muchos errores graves y aun así hacerlo bastante bien. Solo tienes que tomar algunas decisiones buenas mezcladas con las malas y centrarte en «salir adelante» poco a poco, aunque tengas la sensación de que cada año das tres pasos hacia delante y dos hacia atrás.

Al final, mi marido y yo tomamos muchas decisiones acertadas, como aventurarnos a trabajar por cuenta propia, invertir mucho durante nuestros años de mayores ingresos y evitar las deudas durante más de una década. Aunque los errores de nuestro pasado nos han frenado hasta cierto punto, las buenas decisiones que hemos tomado han compensado con creces la diferencia.

4. La energía mental vale mucho

Especialmente en los últimos años, he aprendido que mi energía mental debe preservarse para las cosas de la vida que realmente importan. Esto a menudo significa que estoy más que dispuesta a pagar por las comodidades que me ayudan a mantener la cordura, ya sea tener la casa limpia de forma regular o pedir la compra por Internet para no tener que ir a la tienda.

Me costó mucho aprender esta lección, sobre todo porque antes era muy frugal. Hubo años en mi vida en los que me pasaba horas intentando ahorrarme unos dólares, ya fuera recortando cupones o conduciendo de tienda en tienda para comprar en rebajas.

Ahora que soy mayor, prefiero pasar mi tiempo libre trabajando o relajándome con mis hijos. Me ha costado una década, pero ahora sé con certeza que mi tiempo está mejor invertido en mi familia o en mi trabajo. Todo lo demás que se puede externalizar, se externaliza, y rara vez me preocupo por el coste.

En definitiva, envejecer me está enseñando que el dinero importa mucho, pero no por las razones que antes pensaba. Ahora utilizo el dinero para comprar libertad y tiempo, las dos cosas de la vida que realmente no tienen precio.

About Post Author

Jose Manuel Fuentes Prieto

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida