Portal para mayores de 50

Internet para senniors

Calidad de Vida

Vivir 100 años: por qué Singapur ya es la primera zona azul 2.0

0 0
Read Time:6 Minute, 1 Second

Las zonas azules tienen no solo el secreto de la longevidad —la proporción de centenarios es mucho más elevada que en el resto de su entorno—, sino también la fórmula de la plenitud, la conexión y el sentido de propósito. Podría decirse que en estos privilegiados lugares del mundo las personas encuentran su ikigai, viven en sintonía con la naturaleza, están activas y sienten menos soledad.

A estos cinco enclaves estudiados y definidos por el investigador Dan Buettner —Okinawa en Japón; Península de Nicoya en Costa Rica; la isla de Icaria en Grecia; Loma Linda en California, o Barbaglia en la isla italiana de Cerdeña— se ha sumado en 2023 una sexta zona azul: Singapur, un pequeño país cuya esperanza de vida se ha incrementado 20 años desde 1960.

O podría decirse que es la primera zona azul 2.0, una nueva lista de zonas azules creadas por el hombre, en lugar de surgidas por circunstancias naturales. El propio Buettner lo explica a CBNC.«Las antiguas zonas azules están desapareciendo porque se están americanizando», se lamenta.

«La mecanización está reemplazando la actividad física y la tecnología está eliminando la conexión en persona», puntualiza.

«Tuve cuidado al designarla Zona Azul 2.0 para distinguirla de las cinco primeras», explicaba Buettner a Business Insider hace un tiempo. «Quería reconocer una ciudad o un país que ha producido, según una métrica moderna, la población sana más longeva», apuntaba.

Investigando con National Geographic desde 2004, Buettner descubrión los Power 9, los nueve factores y hábitos de vida que siguen las personas sanas y longevas del mundo. Hay espacio para la diversión, el baile, la huerta, la comida rica e incluso una copita de vino.

  • Hacer del movimiento parte natural del día.
  • Conocer tu propósito en la vida.
  • Mantener rutinas que alivien el estrés.
  • No comer hasta llenarse, sino al 80% —un concepto procedente de Okinawa y llamado Hara Hachi Bu—.
  • Consumir una dieta fundamentalmente basada en plantas.
  • Beber alcohol con moderación.
  • Conexión con la comunidad.
  • Mantener cerca a los seres queridos (ya sea la familia biológica o elegida).
  • Elegir círculos sociales que apoyen comportamientos saludables

Para Buettner, las zonas azules son los lugares donde aprendió  «el valor inestimable de reducir el ritmo, de entablar largas conversaciones con un vecino, de cenas familiares sin prisas, de comer alimentos bajos en la cadena alimentaria y de cocinar en casa».

Aumento de la esperanza de vida

La esperanza de vida en Singapur se elevó hasta alcanzar una media de 83 años en 2022, según datos demográficos publicados por el gobierno de Singapur. Así, supera en diez años a la esperanza de vida mundial de 71 años, según los indicadores del Banco Mundial.

El número de centenarios en el país asiático se duplicó de 700 en 2010 a 1.500 en 2020, según un informe de tendencias poblacionales publicado por el gobierno de Singapur ese año. Esto supone el 0,0002% de la población local de 5,69 millones registrada en 2020

Singapur: un punto crítico diseñado para la longevidad

Varias estrategias están contribuyendo a que Singapur sea calificada de nueva zona azul. El primero es que los altos impuestos a carretera, combustibles y vehículos están propiciando que sus habitantes hagan mucho ejercicio diario caminando. Además, el Gobierno ha invertido mucho en el transporte público y en fomentar el uso de la bicicleta y la movilidad a pie, explica Buettner a CNBC.

Para comprar un coche en Singapur, primero hay que obtener una licencia de propiedad de coche, el COE o certificado de titularidad, que puede costar más que el coche en sí. Por ejemplo, en Estados Unidos un Toyota Camry Hybrid puede comprarse por 28.855 dólares y en Singapur el precio en dólares americanos sería de 155.800 dólares —unos 144.000 euros—.

La región asiática también promueve que las personas puedan estar cerca de sus seres queridos y dar prioridad a la familia. Lo hacen a través de mecanismos como el Subsidio de Vivienda de Proximidad, una ayuda financiera para las familias que compran una vivienda cerca de sus padres o hijos casados, algo especialmente beneficioso para cuidar niños y ancianos y mantener lazos.

Especialmente en las personas mayores, esta ayuda promueve que tengan compañía, conexión con su comunidad y una mayor esperanza de vida.

Además, la investigación de Dan Buettner ha descubierto que pertenecer a una comunidad religiosa puede correlacionarse con una mayor esperanza de vida debido al sentido de pertenencia que arroja. Todos salvo cinco de los 263 centenarios entrevistados pertenecían a alguna comunidad religiosa.

«Las investigaciones muestran que asistir a servicios religiosos cuatro veces al mes aumentará la esperanza de vida entre 4 y 14 años», señala el especialista. Según un informe de 2014, Singapur es el país con mayor diversidad religiosa del mundo. 8 de cada 10 adultos pertenecen a alguna comunidad religiosa.

También se sabe que la dieta es un componente esencial de la longevidad, desde las especias a las fuentes de proteína o a las plantas locales: las legumbres, los cereales integrales, los frutos secos y las verduras son alimentos básicos de las dietas de las zonas azules. En Singapur se ha promovido que los establecimientos de comida ofrezcan opciones más sanas, como el arroz integral.

El Ministerio de Salud también ha creado un sistema de etiquetado que muestra a los residentes qué puestos de comida tienen opciones más saludables. También ha elevado los impuestos al tabaco y ha hecho especial hincapie en mostrar en los paquetes de cigarrillos las consecuencias para la salud del tabaquismo.

Por otra parte, los singapurenses disfrutan de atención médica universal, lo que significa que los residentes tienen acceso a atención médica de calidad.

La población de Singapur es escéptica con respecto a ser una zona azul

En un reportaje para Business Insider, varios singapurenses entrevistados destacaron que la calidad de vida ha mejorado con respecto a generaciones anteriores, pero también apuntaron el aumento en el coste de vida, los niveles de estrés o unos peores hábitos alimentarios.

Se trata de una sociedad altamente competitiva desde edades muy tempranas, según Andy Ho, psicólogo y profesor asociado de la Universidad Tecnológica de Nanyang, dijo que Singapur es una sociedad competitiva y de ritmo rápido. «El coste de la vida es alto y la vivienda es cara», destacó el fotógrafo Kian Peng Er.

Otras personas apuntaron a la falta de sueño, a una comida demasiado «salada y aceitosa» —con un perfil nutricional similar a la comida rápida—, a la ansiedad financiera —especialmente entre la población mayor, más vulnerable ante la subida del nivel de vida— o al constante estrés.

En 2022, la Economist Intelligence Unit nombró conjuntamente a Singapur y Nueva York como las ciudades más caras del mundo, superando a 172 urbes entre las que se incluyen epicentros Londres y Hong Kong. El jubilado promedio necesita 1.379 dólares de Singapur al mes para llegar a fin de mes, según un informe de 2019 de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew.

Según explica Buettner a Business Insider, los singapurenses podrían no sentir que Singapur es una azul porque «tienden a compararse consigo mismos», pero recalca que, en comparación con los países asiáticos circundantes, tienen métricas de satisfacción con la vida mucho más altas.

Andrea Núñez-Torrón Stock

About Post Author

Jose Manuel Fuentes Prieto

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida