Portal de Internet

Vida a partir de los 50

Destacados

Mi padre tiene 100 años, y lo que le ha mantenido vivo tanto tiempo es la curiosidad

0 0
Read Time:3 Minute, 31 Second

Mi padre tiene casi 100 años. Aunque esta longevidad ya no es inusual, todavía tendemos a ver el envejecimiento a través de la lente de la pérdida.

Pero es posible crecer.

Cuando mi madre falleció hace una década, llevaban 63 años casados. No podía imaginármelo arreglándoselas sin ella.

Lo bueno es que me equivocaba.

Podemos aprender lecciones de vida a cualquier edad. Mi padre pasó de vivir con sus padres a vivir con su mujer. La vejez es su primera experiencia viviendo solo. Le ha abierto los ojos.

Es la primera vez que vive solo.

Para empezar, mis padres se autodenominaban luditas. El último teléfono de disco de Estados Unidos sonaba en nuestra casa. Después de que el aparato original dejara de funcionar, compraron un teléfono de pulsador, pero mantuvieron el servicio de disco, de modo que al marcar un número de teléfono se oía cómo se marcaba cada dígito. No les interesaban nada los móviles ni Internet.

Pero entonces murió mi madre. Y el mundo de mi padre cambió.

En dos meses, se mostró dispuesto a echarle un vistazo al portátil reacondicionado que mi hermano llevaba dos años intentando introducir en sus vidas. Sin su compañera de vida al lado, papá tuvo de repente mucho tiempo libre.

Compró un libro titulado Is This Thing On? y aprendió a usar el ordenador por su cuenta. Rápidamente dominó el correo electrónico y luego la función de búsqueda. Empezó a comprar en Amazon.

Describiendo sus esfuerzos por localizar un antiguo formulario fiscal, me dijo alegremente: «Así que me conecté a Internet y descargué el formulario». Me hizo gracia oírle decir despreocupadamente «descargué», cuando unos años antes no habría tenido ni idea de lo que significaba esa palabreja.

Aprendió a cocinar

Su desarrollo personal va más allá de la tecnología. Mi padre creció en la generación de hombres que «no sabían ni hervir agua». Las mujeres de su vida se ocuparon de todas sus necesidades. Un día, cuando le llamé por teléfono, me dijo: «He desayunado tortilla».

Parecía encantado. Curioso, le pregunté: «¿Fuiste a la cafetería?». No, me contestó: «La he hecho yo». ¿Cómo? ¡Ensayo y error!

Al parecer, la expresión «para hacer una tortilla, hay que romper algunos huevos» es literalmente cierta.

En la última década, mi padre ha desarrollado un profundo aprecio por el papel de mi madre como ama de casa: preparaba deliciosas comidas diarias para cuatro personas, hacía la limpieza, la colada y la compra, y se ocupaba de las innumerables responsabilidades de criar a dos hijos desde la infancia hasta la edad adulta.

Antes no lo daba por sentada, pero hay un mundo de diferencia entre reconocer los esfuerzos de tu pareja y enfrentarte tú mismo a las mismas tareas.

La curiosidad le ha hecho vivir tanto

Ahora, a punto de cumplir 100 años, reside en una residencia de ancianos donde se encargan de cocinar y de las tareas domésticas. Sigue lavando la ropa en la lavadora y secadora apilables de su apartamento. Ya no tiene que subir las peligrosas escaleras de casa.

Mi padre lee el New York Times todos los días, como ha hecho toda su vida adulta, aunque la letra diminuta es difícil para su envejecida vista. Uno de sus ojos ha sido operado de cataratas.

Su médico de cabecera es previsor y lo tiene sometido a un exhaustivo régimen de suplementos y a muy pocos medicamentos con receta, lo que puede ser una de las razones por las que ha vivido tan bien durante tanto tiempo.

Cuando le pregunté por qué está tan centrado en seguir adelante a pesar de su creciente enfermedad —artritis, pérdida auditiva severa, visión disminuida y, en este momento, una fractura en el pie—, me contestó: «¡Curiosidad! «¡Curiosidad!».

Si quieres vivir hasta los 100 años, superando todos los obstáculos del camino, mantén la curiosidad. Aunque a mi padre le gusta decir que es «un hombre del siglo XX en un mundo del siglo XXI», ha hecho un buen trabajo para mantenerse al día.

Ahora tiene un smartphone —más nuevo que el mío— con una función de subtítulos para personas con discapacidad auditiva, que le permite leer lo que se dice, igual que en un ordenador portátil.

Amara Rose | Traducido por: 

About Post Author

Jose Manuel Fuentes Prieto

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida