Portal de Internet

Vida a partir de los 50

Cuidados

Cómo comer a partir de los 40 para añadir 10 años a tu vida

0 0
Read Time:3 Minute, 43 Second

Dejar de comer mal y empezar a seguir una dieta saludable en la mediana edad podría añadir casi una década a la vida, sugiere un nuevo estudio.

El estudio, publicado en Nature Food, se basó en un modelo utilizado para estimar cómo los cambios en el estilo de vida podrían afectar la esperanza de vida de una persona, y utilizó datos de 467.354 participantes del Biobanco de Reino Unido, una base de datos biomédica a gran escala y un recurso de investigación que contiene datos genéticos y información de salud sobre medio millón de personas del Reino Unido.

El modelo encontró que las personas de 40 años que cambiaron su dieta poco saludable por una dieta asociada a la longevidad podrían agregar alrededor de 10 años a su esperanza de vida. El cambio se asoció con 10,8 años adicionales para las mujeres y 10,4 años adicionales para los hombres.

Mientras tanto, pasar de una dieta normal, en lugar de una explícitamente poco saludable, a una dieta asociada a la longevidad se relacionó con un aumento de la esperanza de vida de 3,1 años para las mujeres de 40 años, y aumentó ligeramente a 3,4 años para los hombres. Hacer los mismos cambios alimentarios a los 70 años se asoció con un aumento de la esperanza de vida de alrededor de 5 años.

«El aumento de la esperanza de vida es menor cuanto mayor es el retraso en el inicio de las mejoras dietéticas, pero incluso para aquellos que inician el cambio en la dieta a los 70 años, el aumento de la esperanza de vida es aproximadamente la mitad de lo logrado por los adultos de 40 años». escribieron los autores.

Pero en general, descubrieron que cuanto mayores eran los cambios hacia una dieta saludable, mayores eran las ganancias esperadas en los años de más.

Los cereales integrales, frutos secos y frutas se asociaron con los mayores aumentos

Los investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega), y la Universidad de Glasgow (Escocia), descubrieron que los cereales integrales, las nueces y las frutas parecían marcar la mayor diferencia positiva en la esperanza de vida. Las que estaban más estrechamente relacionadas con la mortalidad eran las bebidas azucaradas y la carne procesada, según el estudio.

Según el análisis de los investigadores, una dieta asociada a la longevidad consistía en una ingesta elevada de leche y lácteos, verduras, frutos secos y legumbres, y una ingesta moderada de cereales integrales, frutas, pescado y carnes blancas.

También incluía una ingesta relativamente baja de huevos, carnes rojas y bebidas azucaradas, y una ingesta baja de cereales refinados y carne procesada.

Esto tiene paralelos con la dieta mediterránea, que se considera ampliamente una de las formas más saludables de comer y enfatiza los cereales integrales, las proteínas magras, las frutas y verduras y las grasas saludables, al tiempo que limita los alimentos procesados, así como los alimentos azucarados y fritos.

El patrón dietético poco saludable, que estaba más estrechamente asociado con morir antes, contenía cantidades limitadas o nulas de cereales integrales, verduras, frutas, nueces, legumbres, pescado, leche y lácteos, y carne blanca y cantidades sustanciales de carne procesada, huevos, productos refinados y bebidas azucaradas.

Los autores reconocieron que su estudio mostró una correlación, no una causalidad, entre una dieta saludable y una esperanza de vida más larga. Sin embargo, ajustaron su modelo para tratar de evitar que factores como el tabaquismo y el nivel socioeconómico sesgaran los resultados.

Tampoco consideraron la posibilidad de que los patrones dietéticos fluctuaran con el tiempo, dijeron.

Una limitación adicional fue que el Biobanco del Reino Unido no mide el consumo de arroz de los participantes, lo cual es particularmente importante para muchos grupos de inmigrantes, según el estudio.

El profesor Gunter Kunhle, científico nutricional de la Universidad de Reading (Reino Unido), que no participó en la investigación, contó o a Business Insider: «Los hallazgos están en consonancia con la evidencia conocida sobre los tipos de dietas que conducen a vidas más largas y saludables en individuos».

«También cabe señalar que una población modelada es muy diferente de una real. Si bien es técnicamente posible, y también sensato, que una persona de 40 años cambie de décadas de dieta poco saludable a décadas de nutrición sensata y equilibrada, «puede ser difícil de hacer. Este artículo proporciona evidencia adicional de por qué es bueno para todos nosotros promover una dieta sana y equilibrada en cada etapa de la vida».

Cristina Fernández Esteban

About Post Author

Jose Manuel Fuentes Prieto

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Profesional de la Comunicación que, ademas de diferentes trabajos para sus clientes edita webs de Teletrabajo, Emprendedores y Calidad de Vida