Maria jovencita tetona.Vicio en familia.Final

Si en aquella calurosa noche de finales de junio alguien hubiese entrado en la mansión y entrado en el inmenso salón central hubiera pensado que se celebraba un fiesta liberal, quince personas sentadas alrededor de aquella impresionante mesa redonda de madera, diez hombres y cinco mujeres.

Cinco hombres desnudos que tan solo portaban a modo simbólico una pajarita en el cuello y sus zapatos:

Saúl hijo mayor de la familia (sacerdote, 30 años), su hermano Carlos (novio de maria, 25 años), sus dos maduros cuñados (esposos de Carmen y Rosa, 55 y 50 años) y Raúl el hermano pequeño (18 años)

otros cinco elegantemente vestidos:

Don Severiano (sacerdote confesor de la familia y albacea del testamento, 45 años), Don Germán (Administrador de la familia, albacea del testamento, 55 años), Antonio (hermano del difunto, cuñado de Doña Pilar, 58 años), el Notario del pueblo y el Alcalde.

 

Cinco mujeres semidesnudas:

Doña Pilar (esposa del difunto, 48 años), sus hijas Carmen (con depresión y anorexia, 23 años), Rosa (embarazada 8 meses, 21 años), Eva (la pequeña de los mellizos, 18 añitos) y por último María (novia de Carlos, nuestra protagonista de la saga, 21 años).

 

Una palmada de Don Severiano y cinco mayordomos entraron en la sala por una puerta anexa, colocando cinco mesitas auxiliares junto a los sillones de los cinco señores vestidos. A continuación los mayordomos se afanaron en colocar sobre estas mesitas auxiliares platitos con canapés, copas de vino y comenzaron a escanciar un buen vino.

 

Don Severiano, el cura confesor tomó la palabra -Querida familia, como veis la mesa está vacía, hoy vuestro menú sois vosotros mismos  jajaja- no pudo evitar una risa burlona -veo que nuestros sementales de la familia tienen todos la verga bien empalmada, se nota que ha hecho buen efecto las dos pastillas de viagra que tomasteis en el cóctel de bienvenida jajaja, bueno las dos pastillas y las mamadas con las que os recibieron las hembras de la casa mmmm, seguro que os a encantado que os coma la polla una cuñada, una hermana, una madre… la que a cada uno le haya tocado, las hemos visto con mucho interés…-

 

Le cortó la voz de Don Germán -Me ha parecido que alguno no estaba muy conforme con quien le había tocado, no os preocupeis, esta noche los cinco catareis los agujeros de las cinco hembras de la familia, todos jodereis con todas, si alguno no lo consigue perderá su parte de la herencia, el que necesite más viagra  que la pida si se le afloja la verga, el que se quiera marchar antes de empezar que se vaya ya,.. Repito, por ultima vez ¿Alguien quiere renunciar a su parte de la herencia?

 

El silencio se apoderó de la sala, nadie dijo nada, ni un gesto, nada, tan solo algún suspiro de alguna de las mujeres que se movían inquietas en sus sillones, el efecto del estimulante que llevaban los fallos mecánicos lubricados unido a la droga del cóctel estaban haciendo bien su trabajo, una de las más inquietas en su asiento era Carmen la hija mayor.

 

-Me parece que nadie quiere renunciar a su parte- Dijo Antonio el hermano del difunto

 

A Don Germán sentado entre Carmen y su marido no le pasó desapercibido un suspiro contenido de esta -tu mujercita parece que suspira mucho, yo creo que le empieza a quemar el coño- dijo mirando al marido de Carmen, pero este no respondió y Don Germán decidió seguir pinchando en la herida- está muy delgada, creo que deprimida, me parece que tu la montas poco, está triste, pero bueno, no me extraña, me parece que ati te gustan más los rabos que los coños, ¿no es así?- pero siguió sin obtener respuesta de aquel maduro cincuentón de apariencia bonachón y poco carácter.

 

Carmen, era la viva imagen de su madre, mas de 1.70 de estatura, morena de pelo largo, muy tetona como su madre, pero ahora estaba delgada en exceso, los problemas en su matrimonio y la enfermedad de su hija pequeña le estaban pasando factura a pesar de tener solo 23 años, un claro reflejo de eso eran sus tetas, grandes, rotundas, pero ahora bastante caídas por la pérdida de peso, aquel sostén que dejaba el pecho al descubierto las conseguía mantener en su sitio. A pesar de su delgadez, mantenía la belleza de sus rasgos y con unos pocos kilos más tendría un tipazo -me encargare personalmente de que engordes unos kilos, eres muy huesuda pero me gusta ver como te cuelgan las tetas, quitate el sosten- dijo mirando a Carmen.

 

Esta obedeció, aquellas dos grandes tetazas blanquecinas quedaron libres, colgando casi hasta la cintura, flácidas, echaban en falta músculo y grasa, dos  grandes aureolas sonrosadas las remataban en forma de cono.-levántate, ven, ponte de pie delante de mí, apoya las manos en la mesa, separa las piernas- Carmen obedeció, -Raúl, ven, siéntate en la mesa delante de tu hermana- Dijo Don Germán dirigiéndose al hermano pequeño de esta.

 

El chaval de 18 añitos, era un buen mozalbete, un poco más alto que su hermano, cuerpo de deportista, muy bien dotado de un hermoso pene cercano a los 20 cm, no excesivamente grueso pero en apariencia duro como un palo -mmm vaya rabo, seguro que te lo comerias bien a gusto- dijo Don Germán mirando al marido de Carmen -jajaja veo que no me equivoco, si cumples tu parte y te jodes a las 5 hembras esta noche, te la podrás comer de premio, pero ahora le toca a tu mujercita, vamos Carmen demuestrale a tu hermano lo bien que la mamas, vi como se la comían a tu cuñado, le pusiste mucho interés, jajajaja, se nota que tu tienes una motivación adicional a los demás, no lo haces solo por el dinero, lo haces por tu hija, lo se, por eso se que serás la mejor puta de todas, venga PUTA, chupale bien la polla a tu hermano-

 

Carmen se inclino hacia adelante, cogio con la mano la polla de su hermano y se la acercó a los labios, comenzó a lamerla mientras notaba las manos de Don Germán masajeando las nalgas, acariciándole la entrepierna y comenzando a sobarle el coño

 

-mmm que coño mas rico, me encanta asi de peludito, con estos labios grandes, mmm estas mojada como perra salida,  mmm te la voy a meter un poquito antes de que lo hagan tus hermanos y tu cuñado mm… y tu que miras joder- dijo mirando al marido de Carmen que inmóvil a su lado seguía en su asiento viendo como su mujer chupaba con ansia la polla de su hermano y aquel abogado rechoncho comenzaba a follarla desde atrás .venga espabila, no quedes ahí pasmado, ponte como tu cuñado delante de tu suegra, ya va siendo hora que estrechen más los lazos familiares, quiero ver como Doña Pilar te come la polla- el maduro marido de Carmen obedeció y se sentó en la mesa delante de su suegra

 

-Venga cuñada levanta el culo, ¿no has oído que quieren ver como se la chupas a tu yerno?- dijo Antonio que viendo a Don Germán se dispuso a imitarlo con su cuñada

 

Doña Pilar obedeció y se levantó dispuesta a obedecer sin muy buena cara, se notaba que le costaba mucho aceptar todo aquello. Su yerno sentado en la mesa frente a ella, separaba las piernas y le ofrecía una verga no muy grande, con una buena erección, a pesar de ser el marido de su hija, la edad de su yerno era superior a la suya. A sus 48 años, Doña Pilar era una mujer espléndida, alta, morena, pelo largo, maciza, culona, un par de tetazas, algo caídas por el paso de los años y los 6 hijos paridos pero en mejor estado que las de su hija Carmen que le colgaban hasta la cintura.  Doña Pilar tenía los kilos que le faltaban a su hija y le sentaba francamente bien, si señor.

 

A pesar de todo se mantiene altiva, desafiante, siempre había mantenido las distancias con todos, especialmente con cualquier hombre, siempre sería, muy digna, estricta en su comportamiento, maneras y forma de vestir y ahora se encontraba allí de pie frente a su yerno que desnudo le ofrecía empalmado su verga para que la chupase, mientras ella semidesnuda, enfundada en aquellas medias negras altas, al muslo, con aquellos tacones de aguja, sin bragas y con un sostén que dejaba al aire sus generosos pechos, ofrecidos como si estuviesen en una bandeja, intentaba mantener su orgullo, pero era muy difícil conseguirlo en una situación así, cuando escucho de nuevo las palabras de su cuñado;

 

-Venga joder, no me digas que tienes remilgos ahora, cuando hace un rato se la comias a tu propio hijo- Pilar seguía de pie, inmóvil, le costaba reaccionar cuando un fuerte cachete en su nalga la hizo despertar, zasss, zasss -que se la comas joder, CHUPA, CHUPA PUTA y ábrete bien de piernas que yo también te voy a joder mientras mamas- el fuerte cachetazo la hizo reaccionar por fin y se inclinó hacia adelante metiéndose en la boca sin tocarla aquella verga que se le ofrecía al tiempo que notaba como las manos de su cuñado la sujetaban por las caderas y la hacían separar más las piernas, resignada levantó su culo un poco más y noto como su cuñado la penetraba sin miramientos

 

-joder que ganas tenía, mmmm, cuantos años esperando para joderme bien a mi cuñada, siempre tan recatada, tan modosa, si te viera mi difunto hermano ahora jajajaja, estas muy buena ZORRA, muy buena, si señor…. sabes la de veces que he escuchado comentarios de los hombres del pueblo diciendo que debajo de las ropas tan señoriales y dignas que llevabas siempre, tenía que haber una hembra de campeonato, que estabas muy buena, ¿sabes cuñada?, estoy seguro que todos los hombres del pueblo se han tocado la polla alguna vez pensando en tenerte como yo te tengo ahora, mmm, viendote en pelotas y jodiendote a su antojo, como yo ahora, mmmm- mientras decía esto la penetraba con fuerza y con ambas manos le daba fuertes cachetes en ambas nalgas zasss, zasss, zasss,  que se estaban poniendo rojas como pimientos.

 

-la de veces que me has criticado por ganar dinero a costa de las putas de mi club, la de veces que decias que no merecía pertenecer a esta familia, tú, la digna, la respetable, la decente, jajajaja, pues que sepas que voy a llevarte allí, al puticlub, para que todos los hombres del pueblo te vean, te manoseen y te jodan, te jodan como quieran, ¿lo oyes bien Zorra?, si, TU, tu vas a ser la puta de todos, zasss, zasss, zasss- los fuertes manotazos de rabia en el culo de su cuñada le hacían resarcirse de todas los desprecios  recibidos durante los últimos años por su cuñada

Los demás miembros de la familia miraban a  Carmen y su madre, sabían que en cualquier momento les tocaría a ellos y que tendrían que acatar los caprichos de aquellos hombres, ese momento no se hizo esperar, Don Severiano viendo que la fiesta había empezado decidió repartir tareas, hizo poner Carlos, delante de su hermana Rosa, la preñada, mientras el notario ocupaba la retaguardia de esta antes de que el alcalde se le volviera a adelantar, a Eva la hija pequeña le tocó su cuñado el marido de Rosa sentado en la mesa frente a ella mientras el Alcalde se pegó al culo de la chavala comenzado a lamerle la raja desde atrás, Saúl (el hijo mayor, cura) fue colocado delante de María y Don Severiano se agarraba con fuerza al culazo de María -yo prefiero los culos zorrita, abremelo bien con las dos manos que te la voy a meter hasta el fondo- le dijo el cura a Maria

 

A medida que se iban formando los tríos comenzaron a sucederse escenas similares donde la hembra en medio chupaba la polla asignada y alguien a su espalda le follaba el coño o el culo a su antojo.

 

A los pocos minutos los cinco complices que estaban follandose cada uno a una de las mujeres de la familia fueron corriéndose uno tras otro, una sucesión de gritos, alaridos y espasmos que fueron dejando satisfechos a los cinco hombres, mientras los varones de la familia sentados sobre la mesa mantenían bien las erecciones consecuencia del viagra, ninguno de ellos se había corrido y las mujeres de la familia seguían mamando la polla asignada.

 

Don Germán que había sido el primero en correrse, viendo que sus compañeros habían terminado tomó la palabra. dando un par de fuertes palmadas, PLAS, PLAS

 

-Alto, dejad de mamar….- las cinco mujeres levantaron la cabeza y se pusieron de pie, -bien ahora toca cambio de posición, los hombres que bajen de la mesa, las mujeres que se sienten en la mesa y se tumben boca arriba- todos le obedecieron,

 

A una señal suya los 5 mayordomos se subieron a la mesa y cada uno se puso de pie junto a la cabeza de una de las mujeres tumbadas boca arriba en la mesa, a una señal de Don German cada mayordomo cogio los tobillos de una de las mujeres y alzó sus piernas separándolas bastante, dejando los culos de las hembras apoyados sobre el borde de la mesa. En esa postura todas ellas ofrecían de la mejor manera posible sus coños y culos para una buena penetración.

 

-Escuchadme bien, a mi señal cada hombre montara el coño de la hembra que tiene delante, cuando escucheis una palmada todos dejareis de follar y a la siguiente palmada cada uno cambiara de hembra y montara la siguiente que tenga a su derecha, ¿ALGUNA DUDA?- nadie dijo nada a las palabras de Don Germán, instantes después sonó una fuerte palmada

 

Los cinco hombres se abalanzaron sobre la mujer que tenían frente a ellos, penetrandolas una a una con mayor o menor intensidad, los mayordomos sostenían las piernas en alto por los tobillos manteniéndose separadas, cada tres o cuatro minutos se escuchó una fuerte palmada y todos cesaban en sus movimientos sacando las vergas de los coños, a la siguiente palmada cada uno se desplazaba a la derecha cambiando de hembra y montando a la siguiente, veinte minutos después habían completado la rueda y cada uno de los varones de la familia se había follado a todas las hembras de la casa.

 

Don Germán volvió a tomar la palabra, se le notaba satisfecho -muy bien, muy bien, así me gusta sin reparos, obedientes y dispuestos, imagino que no solo ha sido vuestra avaricia la que os hace comportaros como animales en celo, se que las drogas están haciendo su efecto, sois conscientes de todo, vuestra cabeza os inducirá a comportaros más remilgados pero no podéis controlar la excitación y desinhibición que os producen los estimulantes que habéis tomado, lo sé, ven aquí Eva, acércate, tú pareces la más dispuesta de todas – dijo dirigiéndose a la hija pequeña.

 

Eva seguía vistiendo aquella cortisima minifalda de colegiala, de cuadros rojos y negros, que dejaba casi por completo a la vista su culo y su coño, la blusita blanca que antes llevaba anudada al ombligo se había soltado y la llevaba completamente abierta, aquellas dos conos puntiagudos que tenía por tetas ahora estaban completamente al aire, desafiantes, completamente tiesos, de pezones y areolas muy prominentes, parecían dos pastelitos cónicos de merengue con dos guindas en la punta, la chica se acercó a Don Germán y se puso frente a él. Don Germán en cuanto la tuvo a su alcance alzó las dos manos y comenzó a manosear aquellos dos pechitos, duros, puntiagudos, firmes….

 

-Lo has hecho muy bien putita, ya has probado las pollas de tus hermanos y tus cuñados, ¿Como te sientes?

 

La chica respiraba aceleradamente, la mirada la tenía algo perdida, el efecto de las drogas era evidente, las manos del hombre le estrujaba las tetas con fuerza, ella permanecía impasible, inmóvil de pie frente a él..

 

-Estoy como flotando, como si estuviera en la disco de marcha, me siento bien, tengo una sensación de bienestar que no me deja pensar, estoy muy cachonda, el coño me arde, me apetece seguir follando, que me jodan con fuerza, necesito una polla en el coño…-

 

Jajaja jajaja Una carcajada de los cinco cómplices sono simultáneamente, sentados en sus sillones a excepción de don Germán que de pie frente a la chica no soltaba sus tetas, los demás bebían y comían disfrutando de la escena, miraban los rostros del resto de las hembras de la familia y todas tenían la misma mirada perdida que la hija pequeña, la misma respiración agitada y alguna como María no podía evitar llevarse la mano al coño por la quemazón que sentía en el sexo.

 

-Está claro que tu y la novia de tu hermano Carlos sois las mas putas de la familia, mira como se toca el coño Maria jajajaja, tranquilas que tenemos pollas de reserva jajaja, como habéis visto los mayordomos son nuevos, hemos sustituido el matrimonio de vejestorios que servía en la casa por estos fornidos mozalbetes de la comarca, todos ellos han sido seleccionados por estar muy bien dotados, y para prevenir cualquier gatillazo todos han tomado la misma dosis de viagra que vuestros familiares, así que seguro tienes las pollas preparadas jajajaja-

 

Las manos de Don Germán soltaron las tetas de Eva y bajaron para tocar el culo con una mano y la entrepierna buscando aquel coñito rasurado con la otra -Tranquila zorrita, estos agujeritos pronto estarán llenos de polla que los calmen, ahora me apetece ver como tu y Maria le coméis el coño y las tetas a tu madre sobre la mesa-

 

Y dirigiendo la mirada hacia Doña Pilar -Súbete a la mesa PUTA, túmbate boca arriba y separa bien las piernas, nos apetece ver como te comen el coño- mientras lo decía Don Severiano pulso uno de los botones que controlaba la mesa y está descendió, bajando hasta quedarse a unos cincuenta centímetros de altura.

 

Doña Pilar subió sobre la mesa y se tumbó boca arriba, al mismo tiempo uno de los mayordomos le colocaba un grueso cojín bajo las nalgas para alzar el pubis de la mujer, mientras tanto otros dos de los mayordomos se acercaron a Eva y Maria para cogerlas de la mano y subir con ellas a la tremenda mesa circular.

 

Colocaron a Eva, de rodillas,  entre las piernas de su madre y a María a cuatro patas en uno de los costados, a una indicación de los hombres las dos comenzaron a lamer el coño y las tetas de Doña Pilar. Las grandiosas tetas de Maria se bamboleaban sobre el cuerpo de su futura suegra, su culo en pompa con las piernas separadas dejaba ver por completo aquel coño peludo que contrastaba con el coñito completamente rasurado de Eva, apenas les separaban tres años a las dos chicas, los 18 de Eva por los 21 de María  pero eran tan diferentes las dos, El cuerpo voluptuoso de Maria, de grandes curvas, tremendas tetas y culazo, contrastaba con el cuerpo juvenil de Eva, delgadita, rasurada, pechos pequeños y puntiagudos.

 

Dos mayordomos se pusieron tras las nalgas de las dos chicas, se habían quitado ambos el pantalón y lucían dos tremendas vergas que rondaría los 20 cm. ambos se lubricaban el miembro con la misma crema que habían lubricado antes los falos mecánicos de los sillones.

No tardaron en comenzar a penetrar a  las dos jovencitas mientras estas siguen lamiendo el coño y las tetas de Doña Pilar.

 

Los mayordomos conocían muy bien su trabajo, tras una primera penetración rápida del coño de las dos chavalas los sacaron su verga y volviendola a lubricar con crema apuntaron hacia el ojete, presionando poco a poco no tardaron en tener completamente enculadas a las dos chicas y comenzaron a follarles el culo con fuertes embestidas.

 

Los cinco cómplices se relamía viendo la escena, sin dejar de comer y beber mientras lo hacían y ahora fué Don Severiano quien se dirigió hacia Carmen -sube tu tambien a la mesa, ábrete de piernas, queremos ver a tu hermana preñada comiendote el coño-

 

De nuevo se repitió la escena anterior, Carmen se subió a la mesa, tumbarse boca arriba, mientras un mayordomo le colocaba un cojín bajo las nalgas y separaba su piernas, otro acompañaba a su hermana Rosa, luciendo aquella inmensa barriga preñada de 8 meses  que fue colocada a cuatro patas entre las piernas de su hermana mientras un mayordomo a su espalda lubricaba otra gran verga dispuesto a follarla el coño y el culo desde atrás.

 

Tres mayordomos  estaban follando los culos de las tres mujeres puestas a cuatro patas mientras los otros dos se arrodillaban sobre la mesa a la altura de la cabeza de las dos hembras que estaban tumbadas boca arriba para darles de mamar.

 

El Notario, el Alcalde y Antonio (el cuñado de Doña Pilar), con la polla en la mano se pajeaba a buen ritmo, viendo la escena, tras diez minutos de fuertes embestidas los tres mayordomos que estaban enculando a Eva, Maria y Rosa comenzaron a correrse, una tras otra fueron saliendo las pollas de los culos que ocupaban y comenzó a salir de cada uno chorros de semen que se deslizaban por las nalgas y muslos de las tres hembras.

 

Faltaban Doña Pilar y su hija Carmen que seguían tumbadas boca arriba en la mesa mamando sendas vergas de dos mayordomos que viendo a sus compañeros finalizar las hicieron incorporarse en la mesa y colocarse a cuatro patas. Las dos pollas que hacía unos minutos las daban de mamar ahora bien lubricadas se alojaban en sus coños excitados por las lamidas recibidas, las dos fueron folladas con fuerza llevandolas a sendos orgamos que no pudieron reprimir antes de que  pudieran correrse los sementales que las montaban.

 

Las dos mujeres gemían con fuerza, las habían llevado a un orgasmo brutal ante la mirada de todos los demás….

 

Antonio tomó la palabra -Menudas Zorras, la puta de mi cuñada y la golfa de mi sobrina se han corrido como perras, quiero ver como les jodeis el culo con mas ganas, quiero verlas enculadas a las dos, vamos- animaba a los dos mayordomos que seguían con la polla dentro de los coños de las dos mujeres  que se recuperaba del orgasmo.

 

Los mayordomos no tardaron en cumplir el deseo, sacaron las vergas de aquellos coños empapados y volviendo a lubricarlas con crema las apoyaron en la estrecha entrada de los anos de las dos, la excitación de ellas y la presión de ellos hizo que no tardaran en alojarlas por completo, enculandolas hasta la empuñadura y comenzando  el mete y saca, rítmico, con fuerza, constante, los quejidos iniciales de las mujeres se transformaron en gemidos, las dos volvían a estar a punto de correrse pero los mayordomos no esperaron, ahora eran ellos quienes deseaban vaciar su leche en los culos de las dos. No tardaron en aullar, en gemir, y los dos machos sincronizados se corrieron casi a la vez, vaciándose en los estrechos agujeros  que los acogían.

 

Los cinco cómplices aplaudieron la escena, Doña Pilar la más altiva de todas, la más orgullosa se había corrido delante de todos como una perra al lado de su hija, los coños y los culos de las dos al igual que las del resto ardían por el estimulante de la crema, dilatados, chorreando semen, las entrañas les ardían, la cabeza consciente las tenía sumidas en la sensación de placer y euforia por el efecto de la droga,  La razón no tenía lugar, ahora solo eran cuerpos deseosos de placer, hembras hambrientas de sexo, poseídas por una lujuria artificial que no podían controlar.

 

Habían pasado más de dos horas de continuo sexo cuando Don Severiano tomó la palabra -podeis subir a vuestras habitaciones, ducharos y vestidos con la ropa que tenéis sobre la cama, se os servirá la cena a cada uno en su habitación-

 

Todos se encaminaron a sus habitaciones, a cada mayordomo se le asignó un varón de la familia y aquella misma noche después de cenar en sus habitaciones cada una de las mujeres volvió a recibir en sus cuartos la visita de un mayordomo y un varón de la familia que las volvieron a follar de dos en dos.

 

Los dos dias siguientes las mujeres fueron vestidas de ponochachas y eran usadas en cualquier momento al antojo de los cinco cómplices y los mayordomos que solicitaban a su vez la colaboración de los varones de la familia. Quince hombres y cinco mujeres envueltos en una espiral de sexo, lujuria y desenfreno a la que nadie pone ninguna limitación, podrás ver en cualquier momento en un pasillo a una de las hembras de rodillas mamando una polla de un mayordomo o a otra en un sofá montada a horcajadas sobre uno de los cómplices que le follaba el coño al tiempo que obligaba a uno de los varones de la familia a encularla al mismo tiempo. Gracias a las drogas y el viagra los hombres mantenían una erección casi permanente y las hembras un elevado grado de excitación que había conseguido borrar cualquier tabú mental que tuvieran.

 

Después de aquellos tres días de desenfreno el compromiso inicial había terminado, todos fueron reunidos en el salón, Don Severiano tomó la palabra

 

-Creo que después de estos tres dias habeis eliminado cualquier tipo de reparos que tuvierais, hoy podréis volver cada uno a vuestras casas, ahora os pondrán una pulsera GPS a cada uno, nos dará vuestra localización permanente y lleva incorporado un comunicador, recibiréis en cualquier momento un mensaje nuestro, en el que se os dirá que tenéis que hacer, donde acudir, etc. si alguno no lo cumple ese mismo mes dejará de recibir la generosa renta de la herencia, quiza algun mes ni se os llame, o quizá se os requiera varios dias con mas asiduidad, solo tenéis que preocuparos de obedecer las indicaciones que os den en el momento que las recibáis, solo eso, mientras tanto llevaréis vuestra vida normal y recibireis puntualmente en vuestras cuentas lo pactado. ¿Alguna pregunta?-

 

Nadie se atrevio a decir nada, parecía todo suficientemente claro, todos se dirigieron a sus habitaciones a preparar el equipaje, mientras en el salon se quedaban los cinco cómplices, justo en el momento de quedarse solos el Notario recibió una llamada, su semblante cambió de color, estaba pálido, con cara de asustado, sin palabras…..

 

-¿Qué ocurre? preguntó Antonio

 

-Llamaban del despacho, esta noche han entrado a robar en la Notaría, han forzado la caja fuerte, no había mucho dinero, la han dejado completamente vacía, entre otros documentos se han llevado las grabaciones de nuestras reuniones y las de estos dos primeros días en la finca, la de  hoy no la había llevado aun pero sea quien sea el ladrón tiene material suficiente para denunciarnos por extorsión, falsedad documental, abusos y nose cuantos cargos más.

 

La preocupación se reflejaba en el rostro de todos, ¿Quién habría podido ser el ladrón? ¿Querrían chantajearlos? se preguntaban todos ellos

 

-No os preocupeis, tranquilizarnos, esperemos a ver si se ponen en contacto o simplemente buscaban dinero y se desprenden de lo demás, de momento sigamos con nuestro plan, ningún miembro de la familia tiene que saber nada de esto- dijo el Notario

 

Todos asintieron, después de tres días de desenfreno sexual, aquella noticia les dejaba intranquilos, pero de momento no podían hacer otra que esperar, quien sabe que les deparaban los próximos días.

 

Gracias a todos por vuestros comentarios, valoraciones y mails.  No dejéis de hacerlo, me ayudan a mejorar y a tener nuevas ideas para futuros relatos.

Besitos a todos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *