Maria jovencita tetona.Vicio en familia 3ª parte

Maria y su novio Carlos acuden al funeral del padre de Carlos, tras cinco años que este no se hablaba con su familia el reencuentro será tan frío como se esperaba. Tras el sepelio en la lectura del testamento toda la familia recibirá con sorpresa las condiciones tan peculiares que el difunto patriarca les impone para recibir mensualmente una importante cantidad mensual del legado.

El difunto padre de Carlos dudaba de los principios morales de algunos miembros de su familia por eso a su muerte quiere ponerlos en la tesitura del dinero o sus principios, si optan por el dinero perderán todos los principios que les inculcó durante toda su vida, serán vejados, humillados, usados como animales, deberán obedecer ciegamente cualquier petición que reciban por parte de los albaceas de su testamento, dos personas en las que el difunto confiaba ciegamente, el confesor de la familia, Don Severiano,  un sacerdote de 45 años que durante los últimos 20 ha sido el soporte espiritual de aquella familia tan tradicional y el abogado al tiempo que administrador de los bienes de la familia, Don Germán, un maduro de 55 años, introvertido, bajito y regordete, siempre fiel al difunto que ha gestionado con suma eficacia el inmenso patrimonio del difunto.

El difunto confía que su familia ante pondrá sus principios morales al dinero y rechazará la herencia, de este modo, sin que ninguno de ellos pueda sospecharlo será cuando realmente sean merecedores de percibir su parte de la suculenta herencia. Si no actúan como él espera serán degradados y conducidos por un camino de vicio y perversión que les haga darse cuenta que no todo es admisible a cambio de dinero.

Su plan  se basa en la confianza ciega de que toda su familia antepondra la fortaleza de sus principios a las riquezas materiales y en la buena gestión de sus últimas voluntades que harán las dos personas destinadas para hacerlas cumplir, los albaceas del testamento, encargados de administrar el legado.

Sin embargo el difunto no conoce realmente las intenciones de los albaceas, durante años han sabido mantener una falsa apariencia de lealtad y servicio con la familia, ahora que tienen la sartén por el mango no están dispuestos a ceder la administración del patrimonio de la familia, su plan es utilizar en su beneficio todas las potestades que les ha concedido el difunto.

Bajo ningún motivo están dispuestos a permitir que ningún miembro de la familia renuncie a su parte de la herencia, porque en ese momento se verían obligados a tener que abonarles la verdadera cantidad que les corresponde. Muy al contrario, están dispuestos a cualquier cosa para que no renuncien y mantenerlos en esa situación de dependencia de sus caprichos que les permite a su vez gestionar en su beneficio la herencia. El chantaje, la extorsión y la amenaza serán sus armas favoritas para mantenerles bajo su control y dispuestos a cumplir cualquier indicación que les den.

Los miembros de la familia, ajenos a estas circunstancias y en contra de lo que esperaba y deseaba el difunto patriarca no están dispuestos a renunciar a la herencia y a su vida de lujo sin que nada les falte, el dinero les ciega y parecen dispuestos a cualquier cosa.

Carlos el novio de Maria parece ser el único dispuesto a renunciar a la herencia,  igual que hizo hace cinco años cuando se fué de casa de sus padres, sin embargo la amenaza y el chantaje con retirar los cuidados médicos de su sobrina, la hija de su hermana Carmen, hacen que tenga que olvidar la idea de renunciar a la herencia y acatar los caprichos del perverso sacerdote Don Severiano que obligará a Carlos a mantener relaciones sexuales con su hermana y su madre en su presencia.

Ahora todos los miembros de la familia esperan en sus habitaciones que llegue la hora de la cena, para someterse a las vejaciones y caprichos de los dos albaceas.  Cada uno de ellos ha tenido que vestirse con la ropa que le han indicado y espera en su cuarto la llamada para bajar al salón.

Don Severiano y Don Germán supervisan en el salón los preparativos para la cena.

-¿Has conseguido convencer al hijo pródigo para que no renuncie a la herencia?, pregunta Don Germán al sacerdote

-Por supuesto, no solo eso, sino que para ver su disposición le hice joder con su madre y su hermana Carmen, la amenaza de retirar los cuidados médicos a la hija de su hermana surtió su efecto- decía ufano de lo conseguido Don Severiano

-¿Lo hizo? ¿Se las jodio a las dos?

-Por supuesto, no veas lo decidido que le folló el culo a su madre y después el coño a su hermana, estos imbéciles harán todo lo que se les pida, ni por un momento imaginan todo lo que podrían tener si renunciasen a la herencia.

-No tienen que saberlo jamás, el destino ha puesto en nuestras manos una fortuna inmensa y toda una familia que cumplirá cualquier fantasía mmm, hicimos bien en aceptar la oferta.- añadió Don Germán

¿La oferta?, ¿a qué oferta se refería Don Germán?, hacía un par de años que ambos habían sido llamados al despacho del notario del pueblo cercano, en aquel despacho les esperaban tres hombres, el notario, el alcalde del pueblo y el hermano pequeño del difunto.

El notario en el momento que el difunto registro la herencia se dió cuenta de las posibilidades que tenía de hacerse muy rico con aquella herencia y para ello necesitaba la complicidad de las personas que estaban en la reunión. Si contaba con su connivencia los herederos nunca recibirán el verdadero legado, las amplias extensiones de terreno que circundaban el pueblo, propiedad del difunto y su hermano podrían ser recalificadas como deseaba el hermano menor para la construcción de segundas residencias de lujo con la ayuda del alcalde que facilitaría la recalificación y para todo eso era imprescindible la colaboración de los albaceas del testamento.

Después de contar su plan con detalle y hablarles de cómo repartirse la jugosa herencia en su beneficio, los cinco hombres se pusieron de acuerdo, tenían que tener paciencia para esperar que la delicada salud del patriarca acabase con su vida y disfrutar de la herencia, serían muy ricos los cinco, solo tenían que esperar. Para mayor seguridad de aquel acuerdo, el notario grabó la reunión con cámaras ocultas y guardo el vídeo a buen recaudo en la caja fuerte del  despacho.

El mayordomo se acercó a la mesa donde estaban sentados Don Severiano y don Germán

-Los invitados han llegado, dijo con solemnidad

-Hágales pasar, dijo don Germán

Instantes después los tres hombres, sus socios, entraban en el salón, el notario, el alcalde, y Antonio el hermano pequeño del difunto, este último fue el primero en tomar la palabra, impaciente por saber la situación.

-¿Que tal? ¿Cómo han reaccionado a la lectura del testamento? ¿Algún problema?, preguntaba impaciente Antonio

Antonio era el único hermano del difunto, diez años más joven, tenía 58 años, era un hombre alto, moreno, apuesto, bien conservado,  elegante, a diferencia de su hermano había despilfarrado en pocos años la parte de la herencia que le dejaron sus padres mientras su hermano multiplicaba por cien la suya. Su única posesión de la herencia de sus padres eran los derechos del 50 % de los extensos terrenos de la familia que rodeaban el pueblo. Unos terrenos que por herencia no podían ser enajenados sin el acuerdo de todos los herederos.

La relación con su hermano siempre había sido muy mala, mientras su religioso y tradicional hermano siempre vinculado con la iglesia multiplicaba su patrimonio, el había dilapidado su parte en lujos y todo tipo de vicios. Sus actuales ingresos dependían de la  explotación de un pequeño puticlub de carretera que tenía a la salida del pueblo, pero el pueblo era pequeño y no podía expandirse como pretendía el alcalde, porque todos los terrenos circundantes pertenecían al legado familiar que su hermano al que no le hacía falta el dinero no estaba dispuesto a desprenderse para especular.

Don Germán tomó la palabra para responder a las preguntas de Antonio, el hermano,

-Todo según el plan, mucho mejor de lo esperado, ninguno ha renunciado a su parte de la herencia, tu sobrino Carlos, el hijo pródigo lo intentó pero hemos sabido convencerle.

-Perfecto perfecto, contadnos los detalles de cómo ha ido todo, pidió Antonio.

El sacerdote y el abogado les pusieron al corriente de todo lo acontecido durante la jornada, sin omitir ningún detalle de sus reacciones, les hablaron de los preparativos para la cena, los tres hombres babeaban de satisfacción.

-¿Seguro que están dispuestos ha hacer todo lo que se les pida?, preguntaba intranquilo el notario

-Seguro, ya os digo como Doña Pilar se ha dejado encular por su hijo Carlos, por el miedo de perder a  su nieta, los esposos de las dos hijas mayores les han rogado, implorado que hagan todo lo que les pidan para no perder la jugosa renta. Eva la hija menor ha demostrado ser una zorrita dispuesta a todo sin amenazas, al igual que la novia de Carlos, el hijo pródigo, el dinero les ciega y no son capaces de ver la realidad- detalló Don Severiano

-mmm esto es maravilloso, mejor que lo que he soñado durante estos dos años que llevamos esperando, me habeis puesto la polla dura con lo que habéis contado ufff, que ganas tengo de joderme yo tambien a mi cuñada y mis sobrinas- decía ansioso Antonio

-Yo estoy como tu-, dijo el alcalde, esta semana estuvo en el ayuntamiento Rosa, buff, como me puso verla tan preñada como esta, buff me hice un par de pajas después de verla imaginando que obedecía mis caprichos, con esa panza y esas tetazas que se le han puesto, buff y mas conociendo al estirado y mojigato de su  marido, siempre hablando de lo bondadoso que es Dios concediéndole tan buena y fiel esposa.

-Tranquilo, podrás hacerlo esta noche, su maridito le ha suplicado que haga todo lo que le pidan, lo que haga falta para no perder su generosa renta, verás como no duda en abrirla de piernas el mismo para que se la jodan delante de él- aseguró Don Germán

-Pues a mi lo que más me pondría sería ver a la madre y la hija pequeña comiéndose el coño, buff, la cría me pone mucho y  la madre siempre tan decente, tan seria, tan estricta, buff, menuda escena sería- apuntó el Notario

-Buff dimelo a mi, dijo Antonio, el hermano, hace unos años mi hermano me pillo montándomelo con mi sobrina pequeña, esa putita de Eva por una buena propina te comía la polla como una profesional, su padre la metió interna en el colegio donde trabaja su hermano por ese motivo y a mí me prohibió la entrada en esta casa desde ese momento. Tenía muchas ganas de volver.

-Vaya pues si ahora tiene 18 añitos, entonces tenía que ser una cría. Tranquilos, todos quedaréis satisfechos- dijo el sacerdote convencido, -hemos dispuesto todo para que así sea, incluídas las cámaras ocultas que lo grabarán todo como pidió el Notario.

-Una cosa, eso de que los hombres bajen a cenar desnudos solo con una pajarita, me parece excesivo para comenzar la cena, me da mas morbo verlos de entrada serios, con sus trajes negros de luto, humillados viendo cómo tratamos a su familia. Ya tendremos tiempo luego de hacer que se quiten la ropa para humillarlos más- solicitó el Notario

-Como queráis, si estais todos de acuerdo daré la orden para que les avisen de que se vistan así- dijo Don Germán llamando al mayordomo para darle las oportunas indicaciones mientras Don Severiano tomaba la palabra.

-Hemos preparado un cóctel especial para cuando bajen, tal como acordamos, el cóctel lleva disueltas un par de pastillas de viagra para los hombres para facilitar que estén bien empalmados junto con una buena dosis de droga estimulante que les ponga más eufóricos y desinhibidos. Las mujeres tomaran una droga similar que facilite su estimulación y desinhibición.-

-Es una buena idea- asintió el alcalde -si les hacemos joder entre ellos será mejor que los hombres la tengan bien dura para el video, las hembras posiblemente hagan todo lo que se les diga sin droga alguna pero si estan bien cachondas será mucho más placentero para todos-

Todos rieron el comentario y ansiosos por empezar decidieron que era momento ya de llamar a la familia para la cena, Don Germán dio las indicaciones para que fueran avisados para bajar y les abrieran las puertas de sus habitaciones.

Minutos después los miembros de la familia iban bajando uno a uno por las escaleras y colocados en hilera a la entrada del salón como si esperaran un pasamanos para recibir el pésame, pero ninguno de ellos sabía que había más invitados en la casa.

 

En aquella calurosa noche de finales de junio, Doña Pilar fue colocada la primera de la hilera, seguida por sus hijos  en orden de edad y acompañados por sus parejas los que las tenían. Doña Pilar, su hija Carmen la mayor y Maria llevaban los mismos vestidos negros cortitos, elegantes, de finos tirantes al hombro y escotes pronunciados de pico que dejaban ver casi en su totalidad los grandes pechos de las tres, vestían sostenes que dejaban el pecho descubierto tan solo sujeto por la parte de abajo, pero que a las tres los mantenía elevadas y juntas las tetas, como ofrecidas en una bandeja. Los pezones de todas ellas se marcaban con descaro en la fina tela negra, La espalda completamente descubierta de las tres por el pronunciado escote de su espalda que alcanzaba con creces el inicio de las nalgas dejando a la vista en la espalda la fina tira del tanga negro que se clavaba en sus culos. Medias negras altas al muslo que apenas alcanzaba el vestido a cubrir y zapatos negros de tacón de aguja de considerable altura.

 

Doña Pilar y su hija Carmen eran bastante más altas y delgadas que Mária, las dos superan con creces el metro setenta de estatura que unidos a los tacones las hacían parecer modelos. De grandes pechos las dos, su altura las hacia parecer mas proporcionadas, Maria sin embargo con diez centímetros menos de estatura y  unas tetas mayores si cabe que las de las otras dos mujeres, destacaba por sus curvas, los ojos de todos se clavaban en aquellas tetazas tan voluminosas y aquellas nalgas poderosas. Todas las mujeres iban muy maquilladas con los labios exageradamente rojos de fuerte carmín.

 

Si no estuvieran aquellos hombres serios, tan rigurosamente vestidos de negro, en aquella hilera, cualquiera habría pensado que se trataba de una presentación de furcias de lujo en un puticlub de alto estanding.

 

Don Severiano y Don Germán estaban frente a todos ellos revisando su indumentaria mientras los tres invitados se mantenían en el interior del salón ocultos a la vista de los miembros de la familia.

 

-Muy bien, muy bien, perfecto, veo que todos habéis bajado siguiendo las indicaciones de vestimenta para la cena, es un buen comienzo- dijo Don Severiano

 

-Tenemos unos invitados que han venido a dar el pésame a la familia y cenaran con nosotros- apuntó Don Germán que pidió se acercaran los tres hombres que esperaban su turno

 

Antonio, el hermano del difunto encabeza el trío, la sorpresa de Doña Pilar fue tremenda,

 

-TU, ¿Que haces aqui? Tu hermano te prohibió la entrada en esta casa después de lo que pasó – dijo Doña Pilar, mirándole fijamente a los ojos ya que se había colocado frente a ella

 

Don Severiano intervino -Están invitados por nosotros, si alguien se siente incómodo por tenerles aquí ya sabe que puede renunciar a la herencia y marcharse, pero tendrá que atenerse a las consecuencias-

 

-Tranquilo Don Severiano, seguro que mi cuñada no quiso ofender a nadie, pobrecita está tan apenada por la muerte de su esposo, hay que comprenderla…- Y teníamos tantas ganas de venir a daros el pésame a toda la familia que no hemos podido esperar más, dame un abrazo cuñada- pidió Antonio

 

Avanzando el paso que le separaba de ella y estrecharla entre sus brazos mientras su cabeza se pegaba al oído de la matriarca susurrando -¿sabes lo que le espera a tu nieta si no haces todo lo que se te diga,  verdad cuñada?

 

Doña Pilar tembló de miedo al escuchar aquellas palabras, se quedo inmóvil, paralizada, al tiempo como notaba que  las manos de su cuñado que la estrechaba con fuerza hacia su cuerpo se deslizaban por su espalda desnuda y bajaban hasta alcanzar sus nalgas, las manos se deslizaban bajo el vestido que apenas tapaba su culo y lo agarraban con fuerza y todo el descaro del mundo delante de todos.

 

Nadie se atrevió a decir nada, todos mantenían el silencio, callados, con la cabeza bajada, avergonzados, mientras Doña Pilar soportaba la humillación.

 

-Mi pésame cuñada- dijo con sarcasmo, -vaya culazo tienes, ¿sabes?, siempre he deseado meterte mano, eras mucha hembra para el mojigato de mi hermano- y con desprecio la soltó, pasando con el mismo desprecio delante del hijo mayor, Saúl, al que ni dio la mano y se paró delante de Carmen la hija mayor

 

Mientras ocupaba su turno detrás de él, el alcalde, que abrazado a Doña Pilar se refrotaba a ella con un descaro mayor, -Mi pésame Doña Pilar, que guapa está con este vestido, casi se le salen las tetas, déjeme que se lo ponga bien- decía el hombre al tiempo con total descaro cogia los tirantes del vestido con las dos manos y hacía como que los centraba en el pecho de la mujer con el único objetivo de manosearle las tetas -umm vaya tetas, siempre tan recatada y tan tapadita, fingiendo ser una mujer decente y por dentro seguro que deseaba que la sobaran así-  las manos del hombre se habían olvidado de los tirantes del vestido y magreaba con total impunidad las tetas de la pobre Doña Pilar, obligada a aguantar los abusos. -Di que te gusta que te sobe, PUTA, dilo, quiero escucharlo de tus labios- ordenó el alcalde, que mantenía una mano en las tetas de la mujer y la otra se alojaba debajo del vestido buscando su coño para acariciarlo por encima de aquel fino, pequeño y transparente tanguita negro que apenas tapaba su abundante sexo velludo.

 

La mujer no pudo evitar obedecer y respondió -Si, me gusta, me gusta que me soben bien- haciendo esfuerzos por no soltar las lágrimas que afloran en sus ojos.

 

-Claro que te gusta ZORRA, claro que te gusta y a tus hijas tambien, veras como les gusta tambien, son tan PUTAS como tu, seguro- dijo al tiempo que la soltaba para seguir con la ronda de saludos.

 

Los tres hombres fueron pasando delante de cada una de las mujeres reproduciendo situaciones similares con todas ellas.

 

Un ratito después, El alcalde  había llegado delante de Rosa, la hija embarazada -vaya bombo llevas Rosa, estás preciosa preñada- se acercó a ella pero apenas alcanzaba para abrazarla, dió de nuevo un paso hacia atrás y la miró de arriba abajo, Rosa llevaba un vestido premamá negro, muy corto y muy escotado que dejaba casi a la vista aquellas dos grandes ubres seguro que llenas ya de leche por su avanzado estado de gestación estaban empapando la fina tela del vestido a la altura de sus pezones, miró al esposo que estaba junto a ella y se dirigió a él

 

-Vaya cántaros se le han puesto a tu mujer, le rezuman las tetas, a tu mujer hay que ordeñarla ya, le van a reventar las tetas, ¿Seguro que has sido tú quien la ha preñado?

 

El hombre sin levantar la cabeza, asintió avergonzado

 

-Permíteme que lo dude, ¿sabes si se pone bragas para salir de casa? DI, joder, LO SABES?

 

-Si, si, se pone siempre  respondió asustado el marido de Rosa

 

-mmm no estaria tan seguro, date la vuelta Rosa, ponte de espaldas- la mujer obedeció y se dió la vuelta, y TU vamos, subele el vestido a tu mujer, veamos si lleva bragas o no-, el hombre se acercó a ella y le subió el vestido dejando el culo a la vista de su mujer, no llevaba nada bajo el vestido, unas poderosas nalgas completamente desnudas quedaron a la vista

 

-Ves, ya me imaginaba yo que a la ZORRA de tu mujer le gusta salir con el culo al aire jajaja-, dijo entre burlas el alcalde,-Abrete las nalgas con las dos manos Rosa, quiero verte el culo bien- ordenó y la mujer obedeció manteniéndose inclinada hacia adelante la mujer mostró el ano completamente abierto, dilatado -vaya agujero joder, bien abierto, se nota que te gusta que te la metan por detrás, verdad PUTA?- Rosa asintió

 

Mientras tanto Antonio, el hermano del difunto se había parado delante de María, la novia de Carlos -mmm Asi que tu eres la famosa novia del hijo pródigo, uhmm, vaya tetas, las superas a todas joder y seguro que estás dispuesta a todo para llevarte tu parte tambien, ¿verdad?

 

Maria asintió, Carlos tampoco se atrevió a decir nada.

 

-Quítate el vestido, a ti quiero verte bien esas tetas durante toda la noche, verás como les pones la polla dura a todos los machos de la casa- María obedeció y se bajó los tirantes dejando caer el vestido al suelo

 

-Joder vaya tetazas tienes- acercándose a ella comenzó a manosearlas, -me has puesto la verga a reventar, menudas tetas tiene tu novia- dijo mirando a Carlos que no hizo ningún gesto -Quítate el tanga también, se te sale la pelambrera  por los costados, vaya GUARRA estás hecha joder- María volvió a obedecer y dejó caer el tanga al suelo, aquel frondoso pubis quedo completamente a la vista -Mirad qué felpudo y que tetas tiene esta guarra, ponte aquí de frente a todos y separa las piernas, que te lo vean bien todos- María obedeció salió de la hilera y se puso frente a todos separando las piernas, las manos a los costados y la mirada perdida al frente, todos la observaban.

 

-La madre que la parió, es la puta reencarnación de la lujuria, menuda hembra- dijo el notario

 

Mientras seguían las humillaciones de los distintos miembros de la familia por los tres visitantes Don Severiano ordenó que les sirvieran el cóctel especial, estimulantes y viagra para los hombres diluido en un aparente zumo de frutas mientras las mujeres recibían una fuerte dosis de estimulante que las desinhibió y aumentase su grado de excitación.

 

-Ahora que nos vamos cogiendo confianza creo que ya es hora de que los hombres se quiten esos trajes tan serios, con la pajarita solo y los zapatos estarán más disponibles para lo que se les pida. Y tu Pilar, Carmen y Rosa quitaros el vestido como María para la cena estareis mas cómodas, dejaros ese sosten que os favorece las tetas, mmm. – todos comenzaron a obedecer y quitarse la ropa dejandola caer el suelo, mientras Antonio se dirigía a Eva, la pequeña de la familia que vestía aquella minifalda de colegiala tan corta que dejaba ver casi todo su culo desnudo y aquella blusa blanca anudada al ombligo que dejaba a la vista aquellas dos puntiagudas tetillas

 

-Estás preciosa así vestida de zorrita, tu no te quites nada, lo dejas todo a la vista con facilidad y estas muy muy sexy mmm, para ti, tengo un trabajo inicial muy divertido, ven conmigo- la cogió de la mano y se dirigió con ella frente a su hermano mayor Saul, el cura de 30 años que trabajaba de profesor en el instituto donde estaba interna con su hermano mellizo.

 

Hacía unos minutos que todos los miembros de la familia habían tomado el cóctel especial y Saúl completamente desnudo frente a ellos, con una pajarita al cuello y los zapatos puestos, intentaba disimular una considerable ereccion tapandose la verga con las dos manos, el viagra hacía su efecto sin que él pudiese hacer nada para controlar la erección.

 

-No te tapes la polla joder, quita esas manos- ordeno Antonio a Saúl, y este obedeció dejandolas a los lados y sin ser capaz de levantar la mirada

 

-Ahora zorrita vas a enseñarle a tu hermano mayor lo bien que sabe chupar una polla, igual que me la comias a mi cuando te daba veinte euros para tus caprichos, ¿Entendido?

 

-Claro- dijo Eva resuelta que no tardó en arrodillarse frente a su hermano y cogiendo la polla con las dos manos comenzó a masturbarle, tenia una polla grande, un buen cipote duro como la piedra que las dos manos de su hermana menor recorrían de arriba abajo mientras acercaba sus labios al glande comenzando a ensalivarselo.

 

-Un buen rabo ehhh, grande como te gustan ati putita jajajaja- dijo entre risas su tío que los observaba

 

Mientras Eva se afanaba para digerir aquella tremenda verga, Don Severiano y Don Germán comenzaron a repartir tareas al resto

A Doña Pilar la hicieron arrodillarse delante de su hijo pequeño Raúl para practicarle una felación, de igual modo a Rosa la preñada con su cuñado el marido de Carmen y a Carmen con el marido de Rosa.

 

Habían colocado de pie codo con codo a los cuatro hombres mientras Doña Pilar y sus tres hijas mamaban de rodillas la polla del que le habían asignado.

 

Las vergas de todos estaban duras como piedras consecuencia del viagra administrado, parecía que la cena había comenzado con aperitivo de polla, Don Severiano, don Germán y los tres visitantes tomaron asiento frente a ellos dispuestos a seguir disfrutando con el espectáculo y algo más.

 

Antonio el hermano del difunto parece el más ansioso de todos y llevar la voz cantante

 

-Carlitos, no te quedes pasmado, ponte detrás de tu madre y tus hermanas y les van metiendo la polla una detrás de otra, empieza por tu madre y cuando te diga SALTA te levantas y cambias de coño, se le metes a la siguiente, ¿Me has entendido?, – Carlos resignado asintió y se dispuso a comenzar el encargo, se colocó de rodillas tras el culo de su madre y apuntó la polla al coño peludo que comenzó a penetrar.

 

-Tu Maria ven aqui, que tambien tienes derecho a divertirte, tú nos comerá la polla a nosotros mientras disfrutamos del espectáculo- los cinco sentados en hilera frente al resto de la familia se bajaron los pantalones y estos sin necesidad de viagra demostraron que los cinco estaban tan empalmados como el resto.  María bamboleando las tetas al acercarse a ellos se arrodillo frente a Antonio y acercando la boca comenzó a lamer aquella polla no excesivamente grande pero sí bastante gruesa. María demostró estar acostumbrada a mamar pollas de gran grosor y sin excesivo esfuerzo se la clavo entera en la boca comenzando a subir y bajar la cabeza al tiempo que el hombre le sobaba aquellas tetazas que se apoyaban en sus piernas.

 

-mmm vaya boca- decía Antonio mientras se diría a Carlos -SALTA Carlitos, SALTA- para que dejase de follarse a su madre y cambiará el coño por el de su hermana Carmen que era la siguiente que estaba a su lado.

 

-Antonio no te importará que me vaya follando a esta PUTA mientras te come la polla, estoy que reviento, dijo el notario.

 

-Claro que no, a tu disposición, pero tranquilos tenemos toda la noche aún no nos hemos sentado a la mesa, estas cinco putas estan para cogerlas como queramos.

 

Pero el notario no queria esperar mas, se levanto y se colocó entre las piernas de Maria que arrodillada a los pies de Antonio mamaba con ganas, -No puedo aguantarme más, desde que he visto este coño peludo que tengo la polla que reviento de ganas de joderlo.  El notario, bastante maduro, no tenía una gran polla pero sí bastante dura por la excitación no le costó nada clavarsela hasta el fondo del coño de la dispuesta Maria.

 

Fue el detonante para que se animasen el alcalde que al ver al notario follarse con ganas el coño de María decidió que prefería joderse a Rosa la preñada antes de que le metiese la polla su hermano. Se levantó y se dirigió hacia ella

-Yo prefiero la preñada- dijo el Alcalde, -Ven aqui Rosita, pon el culo en pompa que te lo voy a joder mmmm vaya culazo tienes cabrona, no dejes de mamarsela a tu cuñado PUTA, sigue chupando polla que yo te la voy a meter hasta el fondo de tu culo mmmm-

 

El marido de Rosa frente a él no podía dejar de mirarle, mientras su cuñada Carmen le hacía una buena mamada

 

-¿Tu que miras CORNUDO?¿Te pone ver como le reviento el culo a tu mujer? Pídeme por favor que me la joda, PIDEMELO CORNUDO, quiero oírte decir que quieres que me folle a tu mujer DILO- gritaba el alcalde

 

Humillado y sin oponer resistencia, el marido dijo -Quiero que te folles a mi mujer, follala, follala bien- decia con voz baja, avergonzado de lo que tenían que hacer por la avaricia de mantener la herencia pero sin fuerzas para renunciar a ella.

 

-Claro que me la voy a follar, le voy a follar el culo ahora y me la follare cuando quiera, ¿HAS ENTENDIDO?, la jodere cuando quiera, te llamaré y te diré que me traigas a tu mujercita preñada para que me la folle en el Ayuntamiento mientras tienes que aguantar  en la sala de espera como te mira todo el mundo, sabiendo que eres un cornudo, un CABRON.-

 

A pesar de la humillación, de las palabras que tenía que escuchar, el marido no estaba dispuesto a renunciar, le había pedido a su mujer que aguantarse lo que fuese y él no se iba a echar atrás a pesar de las provocaciones.

 

-mmm vaya culo tiene la PUTA de tu mujer, mira como la tiene clavada hasta la empuñadura, valiente zorra esta hecha, haré que la ordeñen cada vez que la traigas al Ayuntamiento mientras veo como la montan bien, después de joderla yo dejaré que la follen todos los empleados del ayuntamiento que quieran, todos CORNUDO, todos, ¿No vas a renunciar a la herencia? ¿Vas a dejar que eso pase?, Di CABRÓN, ¿Lo vas a consentir?

 

-No pensamos renunciar, di lo que quieras, no pensamos hacerlo- dijo el marido con rabia

 

-jajaja, asi me gusta, que te vayas acostumbrando, porque desde hoy no podras joder en este culo ni en este coño, haremos una buena puta de Rosa, muy buena si señor, tu cuidaras  al crío cuando nazca mientras nosotros hacemos lo posible para preñarla de nuevo, asúmelo ya, te la vamos a preñar más veces y tu cuidaras de los críos mientras tu mujer putea

 

Mientras el alcalde enculaba a Rosa, el notario no pudo aguantarse más y se corrio en el coño de María -ahhh mmmm vaya polvazo tiene tu novia Carlitos- decía el Notario mientras se vaciaba los huevos de leche en el húmedo coño de su novia. Antonio al verlo tampoco se aguantó más y se corrió vaciándose en la boca de María. Un abundante chorro de leche espesa le llenaba la boca -Tragatela toda PUTA, no desperdicies una gota, mmmm asi, chupa bien, dejarla reluciente- le decía Antonio

 

Viendo que la primera ronda de polvos llegaba a su fin Don Severiano no estaba dispuesto a recibir entonces la boca llena de leche de María y prefirió esperar -señores creo que deberíamos ir a cenar, tenemos mucho tiempo para disfrutar- les dijo, haciendo que todos se levantasen y se encaminaron hacia la mesa.

El orden en la tremenda mesa circular era el siguiente, Don Antonio, a su lado Doña Pilar, Saúl su hijo mayor, Don Severiano, Carmen, Don Germán, el marido de Carmen, Rosa, el alcalde, el marido de Rosa, Maria,  el notario, Eva la hija pequeña, Carlos el novio de María y Raúl el hijo pequeño.

 

Todos permanecían de pie en su lugar asignado, los mayordomos acercaron los sillones especiales para las mujeres a sus espaldas, cuando Don Severiano vió que todos tenían a su espalda el asiento correcto cogió el mando de los sillones de las mujeres y pulsandolo se deslizó la parte central del asiento dejando abierto un agujero central del que salió una polla mecánica de cada uno cubierta de látex. -Mirad hacia atrás, veréis un hermoso consolador mecánico que sale de cada sillón asignado a una mujer, debéis sentaros sobre él y meterlo bien en vuestro coño, recien folladas seguro que tenéis el coño bien lubricado de todos modos veis que los mayordomos los están lubricando con una crema especial, muy estimulante, estoy seguro que será del agrado de una putas como vosotras-

 

Las cinco mujeres comenzaron a sentarse procurando introducir poco a poco aquellas vergas mecánicas en sus respectivos coños hasta poder apoyar por completo sus nalgas en el asiento. Los hombres de la familia permanecían de pie mirando la escena, completamente desnudos, tan solo llevaban sus zapatos y una pajarita en el cuello que los hacía parecer ridículos, el efecto del viagra hacia que siguieran completamente empalmados a la vista de todos ya que la altura de la mesa estaba regulada baja para dejarlos a la vista, bien expuestos para todos.

 

Cuando todas las mujeres consiguieron alojar por completo aquellas gruesas vergas mecánicas recubiertas de látex Don Severiano pulsó otro botón que hacía que todas aquellas pollas mecánicas se pusieran en movimiento, subiendo y bajando a un ritmo lento. entrando y saliendo casi por completo de los coños que las acogían.

 

Las mujeres comenzaron a retorcerse en sus asientos ante las miradas de todos los varones que permanecían de pie. -mmm no ponen mala cara estas putas, se ve que les gusta, jajajaja- decía Don Severiano -puedo controlar la velocidad, ahora está a ritmo lento pero puedo aumentar el ritmo mucho más, de todos los sillones,  como ahora o escoger el sillón que me plazca. Pronto comenzareis a notar el efecto del estimulante que lleva el lubricante que sumado al efecto de la droga de la bebida os hará comportaros con una completa desinhibición, al igual que va o ocurrir con los hombres de la familia, confió que la cantidad de Viagra que habéis tomado en el cóctel os permita tener la polla dura durante toda la velada, habéis tomado también la misma cantidad de droga estimulante que ellas, asi que confio que os mostréis más naturales y desinhibidos a partir de ahora- explicó el perverso cura.

 

Don Germán tomo la palabra -bien, sentémonos todos y disfrutemos de esta maravillosa cena en familia, estoy deseando escuchar vuestras confidencias y comportaros con total naturalidad, veréis como os sentís mucho mejor, sin presiones, disfrutando  del placer de vuestros cuerpos y esa sensación de libertad que vais a comenzar a disfrutar todos en unos minutos-

 

Don Severiano comenzó a incrementar la velocidad de los consoladores con su mando a distancia viendo como todas las mujeres se retorcía en sus asientos de gusto al notar como aquellas pollas mecánicas las estaban follando cada vez con más fuerza, los cinco cómplices se reían burlándose de todas, viendo el efecto que causaban los consoladores sumado al efecto de las drogas y el estimulante que llevaba el lubricante, con el que habían cubierto aquellos generosos falos mecánicos.

 

-Seguro que esta noche todas os vais a comportar como las verdaderas PUTAS que sois- afirmó Don Germán al tiempo que acariciaba con su mano las tetas de Carmen, la hija mayor, que tenía sentada a su lado -apuesto que tienes el coño ardiendo, ¿verdad Carmen?- Carmen no decía nada se retorcia en la silla disfrutando la penetración del consolador que no cesaba de meterse en su coño a buen ritmo, pero de repente Don Severiano pulso un botón y todos los consoladores cesaron su rítmico movimiento permaneciendo inmóviles dentro de los coños de todas ellas. Otra pulsación y todos los consoladores mecanicos se ocultaron bajo los sillones liberando los coños de las mujeres

 

Ahora Don Germán, abogado y administrador de la familia se dirigió hacia el marido de Carmen -Verás, te explico la situación, ahora tu mujer igual que las demás tiene el coño impregnado hasta sus entrañas, de un poderoso estimulante, ahora comienzan a notar como el coño poco a poco les va quemando mas y mas, dentro de unos minutos desearan tener en su coño lo que sea que apague su ardor, van a pedir polla a gritos, si, ellas van a pedir una polla que apague su ardor, dudo que entre los diez machos que estamos aquí sentados seamos capaces de satisfacerlas, por muy empalmados que estéis, vas a conocer a tu mujer, tus cuñadas y tu suegra ansiosas por joder, por que les metan lo que sea en su coño-

 

¿Hasta dónde serían capaces de llegar aquella noche los cinco pervertidos con la pobre familia?

 

Tendremos que esperar al siguiente capítulo para saberlo, queridos lectores, gracias como siempre por vuestros comentarios, valoraciones y mails. Me pone muy caliente leerlos 🙂

 

Besitos humedos

mariaruizred

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *